Productos de limpieza y mantenimiento: Una función vital en nuestra salud y bienestar

La vida en la actualidad sería inimaginable sin los productos creados por la industria de jabones, detergentes y productos de mantenimiento. Sería imposible que transcurriera un solo día sin que utilizáramos uno de los productos de esta industria: sin ropa limpia, platos limpios o suelos limpios; sin equipos de hospital higiénicos ni áreas de preparación de alimentos.

En Europa, los estándares de higiene son relativamente altos, pero en muchas partes del mundo la higiene aún es un desafío constante. En los países en vías de desarrollo, se pierden muchas vidas a diario debido al consumo de agua insalubre, al saneamiento deficiente y a una  higiene deficiente. En los países desarrollados, la aparición de determinadas enfermedades infecciosas en el hogar y en espacios públicos ha demostrado que se pueden mejorar muchos aspectos.

Es en este contexto en el que los productos de la industria juegan un papel esencial, tanto dentro como fuera del hogar. No sólo son indispensables para el mantenimiento adecuado de los bienes de las personas, sino que lo más importante es que, cuando se combinan con prácticas de higiene habituales, tienen un probado efecto positivo en la salud combatiendo la propagación de gérmenes.

En toda Europa, la proporción de enfermedades transmitidas por los alimentos continúa siendo inaceptablemente alta. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 40% de los focos transmitidos por los alimentos se origina en los hogares. Las personas, los alimentos contaminados y los animales domésticos introducen constantemente gérmenes o patógenos en el hogar. Los estudios han revelado que algunos tipos de gérmenes pueden perdurar en las superficies de la cocina, el baño, el lavadero y otros lugares del hogar. Estos gérmenes incluyen la Salmonela y E. coli, que pueden provocar infecciones gastrointestinales graves. La mayoría de los gérmenes se reproducen en áreas húmedas tales como fregaderos, duchas, inodoros y desagües, mientras que el moho puede crecer en superficies húmedas tales como las paredes de azulejos. Las bacterias como el Estafilococos, que provocan infecciones en la piel, heridas y ojos, y el virus del resfriado pueden perdurar en superficies secas tales como toallas, ropa blanca, picaportes, grifos y teclados de ordenador.

Limpieza, higiene y desinfección… Una cuestión de definiciones

La limpieza es la eliminación mecánica de suciedad de un objeto o área. En condiciones normales, la limpieza con jabón o detergente seguida de un enjuague con agua es adecuada para eliminar la suciedad visible, alérgenos y gérmenes. Sin embargo, en algunas situaciones cuando hay un alto riesgo de transmisión de gérmenes (por ejemplo, durante la preparación de alimentos crudos o cuando hay alguien en el hogar que está infectado o es muy vulnerable a las infecciones) se aconseja utilizar un desinfectante.
La higiene se refiere a la práctica por la cual las personas mantienen o promueven la buena salud conservando la limpieza en sí mismas y en sus entornos, mediante la limpieza y, cuando es necesario, la desinfección de superficies, unidades, entornos y elementos de uso personal con el fin de romper la cadena de infección.

Este sitio ofrece una visión general de los servicios de limpieza e higiene y varios consejos acerca de la higiene y las prácticas recomendadas.

Para obtener más información, consulte el extracto acerca de los beneficios de la higiene del hogar realizado por la Profesora Sally Bloomfield del Foro Científico Internacional de Higiene en el Hogar (IFH).


Deutsch Français Nederlands
Deutsch Français